Archive for the 'farmacias antiguas' Category

14
may
08

La farmacia Juanse

En una ciudad en constante transformación como Madrid, en la que practicamente todos los días se cierran negocios, y toman vida otros nuevos, es gratificante encontrar aún locales que a lo largo de los años han ido superando todas las adversidades del mercado. Uno de los negocios supervivientes es la farmacia Juanse, situada en Malasaña, en la unión de las calles de San Andrés y San Vicente Ferrer (metro Tribunal).

Fundada en 1892, la farmacia destaca por su fachada. Allí puedes disfrutar de sus azulejos originales, en los que se publicitan sus “milagrosos” productos, todos ellos certificados con la marca de calidad del “laboratorio de especialidades Juanse”, y registrados en la Dirección General de Sanidad.


Al parecer, estos azulejos tuvieron que ser tapados durante los años de la posguerra para así evitar el pago de un impuesto especial que gravaba durante aquellos años los anuncios publicitarios.

Aunque han llegado a nuestros días algo degradados por el tiempo , allí puedes descubrir productos como el diarretil para el tratamiento de la diarrea (aparece hasta el orinal), la lombricina como antihelmíntico para los parásitos del tracto intestinal, odontálgicos para el dolor de muelas, o el perborato de sosa utilizado para la correcta higiene bucal.

Sin embargo esto no acaba aquí, ya que también aparecen publicitados su jarabe balsámico, ideal para problemas como el asma, los catarros, la gripe o incluso la coqueluche, que acabo de descubrir es lo mismo que la tos ferina, las embrocaciones o linimentos, sus sellos para el dolor de cabeza o los problemas reumáticos, así como los emplastos porosos “El Elefante” que curan el mal de riñones, el reumatismo y hasta las toses.

Por último citar el té purgante Pelletier hecho de plantas y flores aromáticas, y que según la publicidad de la época se recomendaba a todas aquellas personas que por su temperamento o por sus ocupaciones sedentarias eran propensas a la constipación ¿?.


Hoy en el siglo XXI para que algo sea conocido por los consumidores debe aparecer obligatoriamente en televisión o en internet, pero a finales del siglo XIX si se quería vender un producto era necesario contar con imágenes o lemas que captaran al instante la atención de los teóricos clientes, por entonces algo despistados ante una industria farmacéutica que se encontraba en su época de máxima expansión. Creo que esta farmacia es un buen ejemplo de como se tratajaba entonces, y nos hace ver este negocio desde un punto de vista diametralmente distinto al que hoy nos pueden ofrecer gigantes del sector como Pfizer, GlaxoSmithKline o Bayer.




Entradas por meses

octubre 2014
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.